3 razones para visitar la Torre de Hércules


Valor Cultural

Este faro fue construido con toda probabilidad en la segunda mitad del siglo I o en los primeros años del siglo II d. C. por el Imperio romano en el finis terrae del mundo conocido, es decir, en el noroeste de Hispania, en la entrada del gran Golfo Ártabro que comprende las rías del Burgo, Ares y Ferrol. Su función era la de acompañar a los barcos que bordeaban el extremo más occidental del Imperio. La Torre de Hércules etiene una planta cuadrangular de aproximadamente 11,75 m de lado y una altura total de 55 m, de los cuales 34,38 m corresponden a la fábrica romana y 21 m a la restauración realizada en 1789 para modernizar el sistema de señalización marítima. Bajo estas cuatro fachadas se encuentran los restos del faro romano. Una construcción que probablemente fue proyectada por el arquitecto Caio Sevio Lupo, procedente de la Lusitania, que dejó a los pies de la Torre un epígrafe conmemorativo que, por fortuna, se conserva. La mención más antigua a la Torre de Hércules, de Paulo Orosio, data del 415–417 d. C.

Recursos para la visita e interpretación

La Torre de Hércules es un espacio musealizado con todos los servicios necesarios. Destaca el Centro de Interpretación y Atención al Visitante (CIAV), que se sitúa a los pies de la rampa que da acceso al edificio. Destinado a recibir y proporcionar al visitante información histórica y actual relacionada con el monumento y su entorno, está compuesto por dos espacios. A la derecha, se sitúa un espacio de recepción atendido por personal especializado, donde también se pueden encontrar distintos folletos con información sobre la Torre, el CIAV y recursos turísticos de la ciudad. En la parte izquierda, se disponen distintos módulos, mapas, maquetas y pantallas interactivas que ofrecen al visitante información acerca de la evolución histórica del faro y su entorno desde el punto de vista patrimonial, cultural y social.

Se dispone además de una Visita Virtual 

Localización

Fue declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 2009. Se localiza en A Coruña.


¿Qué vas a descubrir en la Torre de Hércules que no encontrarás en otro lugar?


La Torre de Hércules es el único faro romano que, desde sus orígenes hasta la actualidad, ha cumplido con su función primigenia: la de servir de señal marítima e instrumento de navegación para las embarcaciones. Esta particularidad lo convierte en un ejemplo único.