3 razones para visitar la Necrópolis de Son Real


Valor Cultural

En un entorno natural excepcional, formado por dunas fijadas por pinares y sabinas, se localiza la necrópolis que ocupa un área de unos 1000 m2, donde se han documentado alrededor de 130 tumbas y más de 400 enterramientos.

Muchas de las tumbas reproducen navetas y talayotes, en miniatura, de planta redonda o cuadrada. Los primeros enterramientos se documentan desde el siglo VII antes de nuestra era (a.n.e.), en los momentos finales del periodo talayótico. Su último uso se produjo hacia el siglo I a.n.e, momento en que los enterramientos se hacen en sepulturas más modestas de planta rectangular, concentradas en el sector sudeste.

Casi todas las tumbas contienen inhumaciones, pero a lo largo de la última fase del periodo balear también se documentan restos de cremaciones, demostrando que a lo largo del tiempo se adoptaron varios ritos funerarios y se construyeron diferentes tipos de sepulturas.

En las sepulturas se depositaron, objetos de metal, hueso, vidrio o cerámica. Hay que destacar la presencia de armamento y de posibles instrumentos musicales, así como restos de alimentos vinculados a banquetes funerarios. Este hecho hace pensar que los rituales de contribuían a vertebrar la comunidad de los vivos, conectándola con sus antepasados.

Debido a la singularidad de las tumbas, y de los objetos de valor que contenían hay que pensar que fueron destinadas a las élites locales. Dirigentes, que posiblemente pertenecían a la comunidad o comunidades cercanas a la necrópolis. En la zona próxima se han localizado poblados de los periodos citados, tanto alrededor de las actuales casas de posesión de Son Real, como en la entrada de Son Serra de Marina (Talayote de la Cova de sa Nineta).

En el vecino islote des Porros existen otra zona de enterramiento que se puede considerar como una continuación de la necrópolis y dos cuevas artificiales en sus alrededores.

Recursos para la visita e interpretación

El yacimiento está señalizado con un panel que dispone de una información muy somera en varios idiomas.

Localización

Declarado Bien de Interés Cultural, se localiza en Santa Margalida, Mallorca. Al yacimiento podemos llegar desde dos puntos:

-Desde la urbanización de Son Bauló (Can Picafort), donde podemos aparcar nuestro vehículo. Desde allí podremos disfrutar de un magnífico paseo en dirección a Son Sierra de Marina, de no más de media hora, hasta llegar al yacimiento.

-Desde la finca de Son Real, donde hay el centro de interpretación de la finca pública. Se accede desde la carretera MA-12, pasados 2,5 km kilómetros después de la última rotonda de Can Picafort, en dirección a Artà. Desde allí podremos disfrutar de una agradable excursión en bicicleta o andando hasta llegar a la necrópolis.


¿Qué vas a descubrir en la la Necrópolis de Son Real que no encontrarás en otro lugar?


Es un yacimiento único en el mediterráneo occidental muy bien conservado. Se utilizó para dar sepultura a las élites locales utilizando a lo largo del tiempo, un ritual funerario variado, desde la inhumación hasta la incineración; y la celebración de banquetes y rituales.