3 razones para visitar la Villa Romana de la Loma del Regadío


Valor Cultural

La Villa romana de la Loma del Regadío fue ocupada desde finales del s. III hasta principios del s.V d.C. Durante la visita podremos acercarnos a los modos de vida de los grupos sociales más elevados de Roma a través de los restos de esta villa, que contaba con la articulación clásica de este tipo de construcciones, concebidas tanto para el uso residencial y disfrute de sus dueños en su pars urbana, como para la explotación del territorio bajo su dominio o fundus en la pars rustica.

Este doble aprovechamiento se hace patente en la Loma del Regadío, donde nos encontramos, por una parte en la pars urbana, con un peristilo porticado, lujosamente decorado con mosaicos y murales, en el que destaca la representación de la lucha de Quimera y Belerofonte en el mosaico del oecus, su sala principal. Y por otra, en la pars rustica, con una zona de procesamiento de la oliva y la uva con los restos de 5 prensas de viga, dos molinos y dos grandes depósitos además de otras estancias y emplazamientos de la vida cotidiana. La villa de La Loma del Regadío es un Centro Asociado al Museo de Teruel.

Recursos para la visita e interpretación

El yacimiento se ve con visita guiada y el espacio está protegido por una cubierta. Se recorre a través de unos pasillos elevados que cuentan con paneles informativos en los puntos estratégicos con ilustraciones que nos muestran cómo serían esos espacios en origen. En la entrada del yacimiento podemos dejar nuestro vehículo y desde allí comienza la visita guiada.

Localización

Declarado como Bien de Interés Cultural se localiza a 4 km de de Urrea de Gaén, Teruel. Se accede por un camino asfaltado perfectamente señalizado que parte desde la carretera Urrea-Albalate del Arzobispo que cruza la localidad.


¿Qué vas a descubrir en la Villa Romana de la Loma del Regadío que no encontrarás en otro lugar?


La villa romana de La Loma del Regadío en su pars rustica cuenta con la reproducción de una prensa de viga como las que pudieron usarse en la época para la producción del aceite de oliva y el vino que nos permite hacernos idea del funcionamiento de esta villa.

También es muy interesante, entre otras cosas, ver la clara diferenciación entre la zona residencial bellamente decorada con mosaicos de gran calidad y la zona de producción con diferentes pavimentos de opus signinum y opus spicatum que se conservan perfectamente. También podremos ver una habitación en la que se conservan los restos de un hipocausto como método de calefacción para la estancia.