3 razones para visitar el Poblado de la Edad del Bronce de Cabezo Redondo


Valor Cultural

El Cabezo Redondo se adscribe a los momentos finales de la Edad del Bronce, en concreto en el Bronce Tardío, y se desarrolla entre el 1700 y el 1200 a. C. El grupo humano que habitó el poblado tuvo en la agricultura y, sobre todo, en la ganadería, sus principales recursos económicos. Además, su óptima situación en una zona de cruce de caminos, hacia el interior y la costa, permitieron que se desarrollase un importante comercio e intercambio de objetos e ideas.

Se trata de un poblado de grandes dimensiones que se extiende por la cumbre y las laderas meridional y occidental del cerro, ocupando una extensión de unos 10.000 m2, de los cuales se ha excavado una pequeña parte. En el área intervenida se han documentado un total de veintiocho espacios domésticos –departamentos– de los cuales se conservan sólo doce.

Los departamentos están construidos con mampostería trabada con barro, cuyas techumbres estarían elaboradas con vigas de madera y un entramado de cañizo recubierto de barro. Su interior es, por lo general, diáfano, si bien, en algunos casos, se han documentado pequeños tabiques. En la mayoría de ellos también hay uno o varios bancos adosados a los muros y otras construcciones realizadas mayoritariamente con barro y revestidas por finas capas de enlucido, lo que se ha considerado como una excepcional “arquitectura del barro”.

Recursos para la visita e interpretación

Las visitas son guiadas y limitadas a determinadas fechas a lo largo del año. Es obligatorio realizar una reserva previa. Se dispone de folletos explicativos y paneles interpretativos. Contactar con la Oficina de Turismo de Villena.

Localización

Declarado Bien de Interés Cultural y zona arqueológica desde 1968 se localiza en Villena, Alicante.


¿Qué vas a descubrir en el Poblado de la Edad del Bronce de Cabezo Redondo que no encontrarás en otro lugar?


En el Cabezo Redondo se han encontrado los primeros indicios de un urbanismo preconcebido en la Península Ibérica, con un poblado ordenado en torno a manzanas de casas de planta rectangular separadas por calles formando manzanas.

Este poblado se relaciona con el Tesoro de Villena y con el llamado Tesorillo de Cabezo Redondo, el último descubierto en el propio yacimiento en el mes de abril de 1963. Estos conjuntos de joyas prehistóricas se conservan en la actualidad en el Museo Arqueológico de Villena.