3 razones para visitar la Ciudad Romana de Mérida


Valor Cultural

La Colonia Iulia Augusta Emerita fue una antigua ciudad romana capital de la nueva provincia hispana de Lusitania y, desde fines del siglo III, capital de la Diócesis de Hispania. Su extraordinario conjunto arqueológico motivó su declaración por la Unesco, en 1993, como ciudad Patrimonio de la Humanidad. El Conjunto Arqueológico de Mérida comprende espacios musealizados localizados en la ciudad y su entorno, destacando, entre otros, su Teatro, Anfiteatro, Circo, Acueducto de los Milagros, Puente Romano sobre el río Guadiana, Templo de Diana, Arco de Trajano, Casa del Mitreo, la zona Arqueológica de Morerías, el Pórtico del Foro, el Acueducto y Termas de San Lázaro, el Puente sobre el Albarregas, los Columbarios, las Termas/Pozo de nieve, el Dique de contención de aguas, el Castellum Aquae, las Termas de la Calle Pontezuelas y Zona Arqueológica de las Siete Sillas, la Conducción hidráulica Aqua Augusta, el Xenodochium, el Embalse de Proserpina, eL Embalse de Cornalvo y su magnífica Alcazaba Árabe.

Recursos para la visita e interpretación

Los espacios arqueológicos de Mérida están musealizados y accesibles. El visitante dispone de una oferta completa de servicios.

Localización

El Conjunto Arqueológico de Mérida fue declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 1993. Se localiza en Mérida, Badajoz.


¿Qué vas a descubrir en la Ciudad Romana de Mérida que no encontrarás en otro lugar?


Mérida fue fundada en el año 25 a. C. por orden del emperador Octavio Augusto para servir de retiro a los soldados veteranos (eméritos) de las legiones V Alaudae y X Gemina. La ciudad, una de las más importantes de toda Hispania, fue dotada con todas las comodidades de una gran urbe romana y ejerció de capital de la provincia romana de Lusitania. Tras las invasiones bárbaras, a partir del siglo V d. C., Mérida siguió siendo un importante enclave y llegó a  ser capital de todo el Reino Visigodo de Hispania en el siglo VI. En el año 713 la ciudad cayó en manos musulmanas, en las que permaneció hasta su reconquista por los cristianos en 1230. Conserva un importante Conjunto Monumental declarado Patrimonio de la Humanidad. Así mismo, su yacimiento arqueológico, fruto de la ocupación estable de su solar durante más de dos mil años, aporta continuamente información sobre el pasado de la ciudad. Mérida es, además, sede del Museo Nacional de Arte Romano.