3 razones para visitar Itálica


Valor Cultural

El origen de Itálica está datado en el año 206 a. C., cuando el general Publio Cornelio Escipión derrotó a los cartagineses en la batalla de Ilipa y estableció un destacamento de legionarios en el Cerro de San Antonio, donde existía una población turdetana desde el siglo IV a. C. A finales del siglo I y II d. C., la ciudad alcanzó su máximo esplendor con los emperadores Trajano y Adriano, nacidos en Itálica. Adriano le otorga el rango de colonia, siendo denominada Colonia Aelia Augusta Italicensium, y llegando a alcanzar una extensión de 52 ha y una población de unas 10.000 personas.

Recursos para la visita e interpretación

El Conjunto Arqueológico de Itálica dispone de un espacio de información al visitante con proyecciones de audiovisuales y reconstrucciones virtuales, paneles explicativos, etc. Además, en Santiponce destaca el proyecto turístico, cultural y educativo COTIDIANA VITAE,  que pretende acercar a todos los públicos la vida cotidiana de los habitantes de la ciudad romana de Itálica en el siglo II d. C., y de la Antigua Roma en general.

Localización

Itálica fue declarada Bien de Interés Cultural en el año 2001 y se localiza en el municipio de Santiponce, Sevilla.


¿Qué vas a descubrir en Itálica que no encontrarás en otro lugar?


La visita se inicia en las murallas de la ciudad. Se puede recorrer un barrio residencial romano mandado construir por los emperadores Trajano y, principalmente, por Adriano, con una extensión de 38 hectáreas y un trazado reticular con 48 manzanas.  El área visitable recorre también el teatro, la obra civil más antigua de Itálica, posiblemente del siglo I a. C., las Termas Menores, el Traianeum o templo dedicado a Trajano, y el anfiteatro, que con capacidad para 25.000 espectadores, es uno de los mayores del Imperio y el más grande de Hispania.