3 razones para visitar Empúries Ciudad Greco-Romana y Museo


Valor Cultural

Empúries constituye un lugar privilegiado para entender la evolución del urbanismo griego implantado en el extremo occidental del Mediterráneo, así como para analizar el urbanismo romano del periodo final de la República y su transformación posterior durante la época imperial.

En el 575 a. C. llega a la península la última oleada colonizadora griega. Se establece la Palaiápolis, «ciudad antigua», como un mero puerto comercial isleño donde hacer escala frente a la desembocadura del río Fluviá. Con la llegada de los griegos, los indígenas se vuelven productores de bienes de consumo que intercambiarán con los helenos por mercancías más preciadas, como el vino. En un principio depende de Massalia, como podemos observar por el gran número de ánforas massaliotas encontradas de esa época. 

La primera presencia romana supuso la construcción de un campamento romano estable del ejército, donde hoy en día se halla la ciudad romana. Según Tito Livio: «Ampurias estaba formada por dos ciudades separadas por una muralla. Una ciudad habitada por griegos de Focea, como los massaliotas, y la otra por hispanos. La ciudad griega, próxima al mar, estaba rodeada por una muralla de menos de 400 pasos. La ciudad hispana, más alejada de la costa, tenía una muralla de 3.000 pasos de perímetro (…) La parte de la muralla que miraba a tierra, bien fortificada, tenía una sola puerta vigilada por un magistrado por turno. Por la noche montaban la guardia en las murallas la tercera parte de los ciudadanos (…).» Tito Livio, Ab urbe condita, XXXIV.

Recursos para la visita e interpretación

A medio camino del itinerario se puede visitar el Museo monográfico de las excavaciones de Empúries. Se conservan algunos de los objetos descubiertos durante las excavaciones y la sala monográfica del Esculapio de Empúries.

Localización

Se localiza en Empúries-l’Escala, Girona.


¿Qué vas a descubrir en Empúries Ciudad Greco-Romana y Museo que no encontrarás en otro lugar?


Empúries es el único yacimiento arqueológico de la Península Ibérica donde conviven los restos de una ciudad griega -el enclave colonial de Emporion- con los restos de una ciudad romana, creada a comienzos del siglo I a.C. sobre las estructuras de un campamento militar romano, instalado durante el siglo anterior.