3 razones para visitar la Cañada de los Gatos


Valor Cultural

La Cañada de los Gatos, también conocido como el Lomo de los Gatos es un gran conjunto arqueológico situado junto al mar y compuesto por los restos de lo que antaño fue un gran poblado costero construido y habitado por los antiguos canarios desde hace más de 1.500 años.

Hoy podemos contemplar las casas, las calles que comunican el poblado, las áreas de trabajo al aire libre y cómo evolucionó el poblado hasta bien entrado el siglo XX. A la zona de hábitat se le añade el área sepulcral de las Crucecitas compuesta por cistas que albergan enterramientos individuales y cuevas donde, en algunas se depositaron hasta 12 individuos.

Recursos para la visita e interpretación

Esta Zona Arqueológica cuenta con un recorrido al aire libre a través de senderos acondicionados en la ladera de la montaña, que comunican el poblado con las cuevas y cistas de enterramiento. Un mirador – cafetería, ubicado en la ladera, ofrece espectaculares vistas del yacimiento arqueológico y de la desembocadura del barranco de Mogán con su playa y puerto.

El recorrido se completa con una recepción, tienda y puntos de información y recreaciones que ofrecen información al visitante en español, inglés y alemán. La visita se puede realizar de manera autónoma, siguiendo las indicaciones de los puntos de información dispuestos por el recorrido, o acompañado de los guías – arqueólogos, que le ayudará a descubrir este poblado pesquero y la forma de vida de los antiguos canarios.

Localización

Declarado Bien de Interés Cultural en 1993, se ubica en la calle de La Puntilla s/n en pleno núcleo turístico de Puerto de Mogán en el municipio de Mogán, Gran Canaria.


¿Qué vas a descubrir en la Cañada de los Gatos que no encontrarás en otro lugar?


“1.500 años junto al mar”: la visita a la zona arqueológica de la Cañada de Los Gatos nos brindará la oportunidad de deambular por un auténtico poblado aborigen en primera línea de costa, en pleno núcleo turístico de Puerto de Mogán y descubrir donde y cómo vivían los antiguos canarios; que comían, cuales eran sus actividades, rituales de enterramiento, creencias, etc.

Un camino que recorre la ladera de la montaña vertebra el recorrido a lo largo de todo el poblado desde la zona de hábitat hasta la de necrópolis y nos ofrece la oportunidad de disfrutar de unas impresionantes vistas hacia el interior de la isla y hacia la costa. Desde un mirador – cafetería, construido a mitad de ladera, disfrutaremos de unas impresionantes puestas de sol.