3 razones para visitar la Ciudad Ibero Romana del Cabezo de Alcalá


Valor Cultural

El Cabezo de Alcalá se sitúa en lo alto de un cerro amesetado y aislado en una estratégica posición en las cercanías del río Aguasvivas. La acrópolis está rodeada por un impresionante sistema de murallas y por un foso que protege la vertiente este, donde la ciudad podía ser más vulnerable. Una vez dentro de la ciudad y en la parte más elevada, disfrutaremos del paseo por unas calles pavimentadas con losas de piedra y con aceras en alto en las que todavía se pueden ver las huellas de los carros. Si bien no cabe duda que los habitantes fueron íberos de filiación y lenguaje, muy pronto sus élites sociales adoptaron las costumbres y modos romanos.

Se han identificado hasta tres estadios culturales o ciudades de las que actualmente se ha conservado, y es claramente visible, la última de ellas. El origen de la Ciudad I, de la que apenas se conservan restos, se relaciona con la llegada de gentes de cultura hallstáttica, de clara filiación indoeuropea y se extendería desde el siglo VIII a. C. hasta la segunda guerra púnica (218 a. C.). A esta primera etapa se vincula una extensa necrópolis de túmulos situada al pie del cabezo, en su sector oriental.

La Ciudad II se construyó sobre la ciudad anterior, con un esquema urbanístico distinto, en un momento de plena iberización, extendiéndose a lo largo de la acrópolis.

La Ciudad III, visible en la actualidad, se edificó sobre las ruinas de la anterior y su urbanismo está claramente sometido a influencias itálicas, como demuestran la presencia de un templo “”in antis””, unas termas, viviendas domésticas de atrio central y otros importantes hallazgos muebles, como restos de un grupo escultórico en bronce.

La ciudad sufrió una violenta destrucción tras un terrible asedio durante las guerras sertorianas, en algún momento comprendido entre los años 80 y 76 a. C.

Recursos para la visita e interpretación

Además del yacimiento, que cuenta con mesas informativas en los puntos más relevantes, se puede visitar el centro de interpretación y actividades situado en el municipio. En él podremos hacernos una idea de cómo era el poblado cuando estaba habitado y ver el templo “in antis”, y su conjunto escultórico, a través de maquetas e ilustraciones. Además, podremos conocer al detalle algunas de las máquinas de guerra que se pudieron usar en el asedio construidas a escala para el centro. Otro elemento de interés son las reproducciones de piezas halladas en las excavaciones.

En el centro de interpretación tendrás la posibilidad de tocar y probar objetos de uso cotidiano en el mundo íbero como el banco de carpintero, molinos, telar de pesas, panoplia militar para poder vestirse de guerrero íbero, torno alfarero y la posibilidad de practicar tiro con arco y otras actividades. En este espacio se realizan,  a lo largo del año, una serie de actividades demostrativas o participativas programadas los domingos, a partir de las 10 de la mañana.

Localización

Declarado Bien de Interés Cultural, se localiza en Azaila, Teruel.

Acceso desde la N-232 en Azaila tomando el desvío a Vinaceite (TE-V-1703), tras recorrer unos 500 m., está el desvío a la derecha debidamente señalizado.


¿Qué vas a descubrir en la Ciudad Ibero Romana del Cabezo de Alcalá que no encontrarás en otro lugar?


El yacimiento del Cabezo de Alcalá posee restos de una rampa de asedio única en la arqueología hispánica. Pasear por sus calles pavimentadas al estilo itálico nos produce la sensación de pisar por donde en tiempos pasearon iberos y romanos. El templo in antis, las termas, el gran túmulo funerario, su sistema defensivo, etc., nos hacen comprender el modo de vida de los habitantes de esta ciudad. Desde la parte más alta podemos contemplar el paisaje estepario de esta zona de Aragón, pudiendo ver en la lejanía, en los días despejados, diferentes serranías en el horizonte.