3 razones para visitar la ciudad ibérica de la Bastida de les Alcusses


Valor Cultural

La ciudad ocupa una extensión de 4,5 hectáreas y está protegida por una muralla que se adapta a la cumbre de la montaña. De esta muralla se conserva la base de piedra de 4 metros de ancho y 2,5 de alto, a la que hay que añadir el alzado de adobes, alcanzando una altura original de entre 6 y 8 metros. Se conservan dos torres cuadrangulares, aunque existen huellas de la existencia de otras seis torres en el mismo área, hoy desaparecidas. La Bastida muestra un urbanismo complejo, con casas agrupadas en manzanas y dispuestas a un lado y a otro de la calle central que recorre todo el poblado. De esta calle principal arrancan las calles secundarias perpendiculares, así como las plazas, una de ellas con una gran cisterna. Un camino de ronda recorre todo el perímetro amurallado.

Recursos para la visita e interpretación

El Museu de Moixent y el poblado de la Bastida de les Alcusses son visitables todo el año. En el yacimiento hay un servicio de guías y puede ser visitado siguiendo un recorrido con paneles explicativos. Además, se ha reconstruido a escala natural una vivienda utilizando las técnicas y materiales ibéricos.

Localización

Declarado Monumento Histórico-Artístico en 1931, se localiza en Moixent, Valencia.


¿Qué vas a descubrir en la ciudad ibérica de la Bastida de les Alcusses que no encontrarás en otro lugar?


La Bastida de les Alcusses fue en el siglo IV a. C. una de las ciudades más importantes del norte de la región de la Contestania ibérica. Sin embargo, su existencia fue efímera, tan sólo cien años, en el momento de máximo apogeo de la cultura ibérica, y las causas de su destrucción y abandono hacia el 325 a. C. aún se desconocen.