3 razones para visitar la Necrópolis de Arteara


Valor Cultural

La Necrópolis de Arteara ocupa un inmenso y caótico pedregal que se produjo al desprenderse una buena parte de la montaña que la rodea. Las piedras que conforman el gran derrubio sirvieron de material constructivo para levantar las más de 800 tumbas o túmulos en las que se dio sepultura durante siglos a generaciones de indígenas. Estas construcciones funerarias suelen tener forma troncocónica y en su interior, en una especie de cajón de piedras denominado cista, se dio sepultura al cadáver. En esta Necrópolis destaca la denominada “Tumba del Rey” donde, en determinadas épocas del año, se producen fenómenos astronómicos, que denotan el conocimiento que del cielo tenían los antiguos canarios.

Recursos para la visita e interpretación

La Zona Arqueológica cuenta con una recepción, baños y Centro de Interpretación dotado de paneles informativos, maquetas, aplicaciones multimedia y recreaciones sobre el mundo de la muerte de los antiguos canarios. Para descubrir el yacimiento arqueológico, se han habilitado una serie de senderos por el interior de la Necrópolis combinado con diferentes miradores y puntos de información que permitirán al visitante adentrarse en el caótico pedregal y descubrir las más de 800 tumbas que forman este cementerio. Un recorrido por el caserío y el palmeral, dotado de puntos de información sobre el medio natural y etnográfico,  amplía el encanto de esta visita. La visita se puede realizar de manera autoguiada a través de los puntos de información distribuidos por todo el yacimiento, o de mano de uno de los guías-arqueólogos que le acompañarán en el recorrido. Se ofrecen actividades y talleres relacionados con el mundo de la arqueología y de la naturaleza que envuelve a este yacimiento.

Todos los recursos expositivos están en español, inglés y alemán.

Localización

La Necrópolis de Arteara, declarada Bien de Interés Cultural desde el año 1973 con la categoría de Zona Arqueológica, se encuentra en el margen derecho del barranco de Fataga, en el caserío de Arteara, municipio de San Bartolomé de Tirajana, isla de Gran Canaria. 


¿Qué vas a descubrir en la Necrópolis de Arteara que no encontrarás en otro lugar?


A los valores arqueológicos existentes en Arteara –una de las necrópolis tumulares más grandes de Canarias– hay que añadir la imponente geografía en que se enmarca, rodeada por los macizos de Amurga y Fataga, y por el impresionante palmeral que crece junto al barranco y que forma un espectacular oasis. Hay que añadir el valor etnográfico de la localidad de Arteara, donde el agua, la agricultura, la ganadería y la arquitectura tradicional han dejado una huella en el territorio que impregna el entorno de la Necrópolis de gran belleza.