3 razones para visitar el Puente Romano de Alcántara


Valor Cultural

El Puente Romano de Alcántara es un hito de la ingeniería romana que se construye por la necesidad de sortear el río Tajo por la vía romana que unía Norba Caesarina (Cáceres) con Conimbriga (Condeixa-a-Velha). Una rica epigrafía conservada nos ofrece muchos datos que ayudan a comprender mejor la historia del puente. Sabemos que fue construido por Cayo Julio Lacer, entre los años 105-106 d.C y dedicado al emperador de origen hispano Marco Ulpio Trajano.

El puente de 194 metros se plantea como un diseño simétrico que coincide con el pilar central y con un arco de triunfo que se ubica sobre el puente y que lo hacen único. Consta de 6 arcos que descansan en cinco pilares. La altura del puente es otro de sus elementos característicos, alcanzando una altura máxima de 71 metros. Existen en este puente diversos elementos particulares y que no responden a modelos habituales como el citado arco de triunfo y un pequeño templo in antis en uno de sus laterales.

El puente ha sufrido destrucciones y reconstrucciones a lo largo del tiempo, sobre todo, por su posición estratégica sobre el río Tajo.

Recursos para la visita e interpretación

Sin restricciones de horario, puede visitarse todo el día. El puente está iluminado los fines de semana y festivos.

Localización

Declarado Bien de Interés Cultural, se localiza en Alcántara (Cáceres)


¿Qué vas a descubrir en el Puente Romano de Alcántara que no encontrarás en otro lugar?


Es uno de los monumentos emblemáticos de Extremadura y está considerado una obra de ingeniería romana única en el mundo por sus dimensiones, estado de conservación y su uso continuado durante casi 2000 años.