3 razones para visitar el Parque Cultural de Albarracín


Valor Cultural

El conjunto de manifestaciones rupestres prehistóricas es, sin duda, el principal valor del Parque Cultural. Existen tres conjuntos de representaciones pictóricas rupestres en Albarracín, Bezas y Tormón, y dos grandes zonas con grabados rupestres en Pozondón y Rodenas. En Albarracín se encuentra un importante conjunto de pinturas rupestres Levantinas y algunos ejemplos de Arte Esquemático como el conjunto del Prado del Navazo, el abrigo de la Cocinilla del Obispo, el conjunto del Arrastradero o el abrigo del Prado de las Olivanas, entre otros.

Recursos para la visita e interpretación

El Parque Cultural de Albarracín cuenta en la actualidad con una gran cantidad de equipamientos y servicios: punto de información de Arte Rupestre y atención a visitantes en la zona de las pinturas rupestres de Albarracín, red de centros museísticos, centros de interpretación, museos y una red de senderos, con más de 70 kilómetros, que une todas las localidades que forman el parque.

Localización

Declarado Patrimonio Mundial por la UNESCO en 1998, se localiza en Bezas, Teruel.


¿Qué vas a descubrir en el Parque Cultural de Albarracín que no encontrarás en otro lugar?


Su territorio, de forma estrecha y alargada, agrupa cinco términos municipales donde podemos encontrar manifestaciones artísticas rupestres declaradas Patrimonio Mundial por la UNESCO, dentro del conjunto de “Arte Rupestre del Arco Mediterráneo”. En el parque existen tres conjuntos de representaciones pictóricas rupestres y dos grandes zonas con grabados rupestres. El entorno alberga interesantes conjuntos urbanos, yacimientos arqueológicos, restos de la guerra civil o construcciones de uso en un entorno natural de gran valor.